Postura de la Montaña (Tadasana)

La postura de la montaña ayuda a tomar conciencia de tus músculos y tu equilibrio, aumentando la fuerza y la flexibilidad de los pies, las piernas y las caderas. También es una buena posición de partida para muchas otras posturas de pie.

Cómo hacer Postura de la Montaña (Tadasana) paso a paso

El hecho de que esta postura sea muy básica y parezca fácil no la hace menos importante, esta postura es tan importante como otras y es buena para aumentar la conciencia corporal/muscular.

La postura de la montaña puede hacerse:

  1. Empieza de pie, con los pies separados a la altura de las caderas, o ponte de pie con los dedos gordos de los pies tocándose y los talones ligeramente separados. Separa bien los dedos de los pies.
  2. Mantente erguido con las piernas, pero evita bloquear las rodillas. Lleva tu atención hacia los distintos músculos de la pantorrilla, la parte delantera de la pierna, la parte trasera de la pierna y los glúteos. Siente los músculos de la cara interna de los muslos y lleva las rodillas un poco hacia fuera, pero no te excedas. Asegúrate de que tus músculos están relajados y comprometidos, distribuyendo el peso sobre los músculos.
  3. Intenta mantener la forma en las piernas, mientras diriges lentamente tu atención al torso. Asegúrate de que la columna vertebral está erguida y neutra. Deja que los músculos abdominales y los de la parte inferior de la espalda se comprometan para ayudar a mantener la posición erguida, sin apretarlos demasiado, sino simplemente notándolos y haciendo pequeños ajustes, si es necesario.
  4. Inspira y expira cómodamente por la nariz, manteniendo la misma postura en las piernas, los abdominales y la parte baja de la espalda.
  5. A partir de aquí, gira los hombros hacia arriba y hacia atrás, llevando la parte delantera de las axilas hacia atrás.
  6. Ablanda los músculos de los hombros en la parte superior de los brazos y deja que éstos cuelguen a lo largo del cuerpo, con las manos a los lados. Al mismo tiempo, lleva el pecho un poco hacia arriba y hacia delante, hasta que encuentres una posición cómoda.
  7. Por último, presta especial atención a tu cuello, metiendo un poco la barbilla en el pecho y asegurándote de que el cuello está bien alineado con la columna vertebral.
  8. Mantén la mirada ligeramente hacia abajo, mientras profundizas en la respiración y te concentras en relajar y activar simultáneamente todos los músculos.
  9. En general, quieres encontrar una postura activa que resulte natural para tu cuerpo, que tenga un efecto corrector y que aporte relajación.
  10. Permanece en esta postura durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
    Sal de la postura cuando te sientas preparado.

Vídeo Postura de la Montaña (Tadasana)

Precauciones

  • Esta posición requiere equilibrio. Es importante que no experimentes ninguna bajada de tensión, mareos o náuseas antes de practicar esta postura.
  • Si te preocupa algo de esta postura, ponte en contacto con tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Empieza esta postura con los pies separados a la altura de las caderas si eres nuevo en la postura de la montaña.
  • Si te resulta difícil mantener la concentración, puede ser beneficioso cerrar los ojos mientras realizas la postura, tu cuerpo buscará el equilibrio y si mantienes los ojos cerrados sentirás más profundamente los músculos.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *