Postura de la Silla (Utkatasana)

La postura de la silla trabaja para fortalecer las piernas, especialmente los cuádriceps y la parte interna de los muslos. También compromete el abdomen y los brazos, y abre la parte delantera de los hombros.

Cómo hacer Postura de la Silla (Utkatasana) paso a paso

  1. Comienza esta postura poniéndote de pie con los pies juntos, los dedos gordos de los pies tocándose y los brazos relajados a los lados. Fíjate en si tu peso se dirige ligeramente hacia los dedos de los pies o los talones. Si es necesario, ajústate para sentirte en el centro, manteniendo una ligera flexión en las rodillas. Puedes permanecer en esta posición un poco más, si te sientes bien, antes de empezar la postura de la silla.
  2. Ahora, si estás preparado, comprueba que tus piernas están juntas y que los dedos gordos de los pies se tocan.
  3. Hunde las caderas hacia abajo y hacia atrás, alcanzando las puntas de los dedos hacia el suelo.
  4. A partir de aquí, levanta los brazos, enderezándolos y extendiendo los dedos hacia el techo. Si tienes espacio en los hombros, puedes juntar las palmas de las manos por encima de la cabeza. Mira hacia arriba, hacia los pulgares.
  5. Lleva el peso hacia atrás, hacia los talones, y comprueba si puedes doblar las rodillas un poco más, dejando caer las caderas un poco más hacia abajo y hacia atrás, como si estuvieras a punto de sentarte en una silla.
  6. Sigue alargando y levantando la parte delantera del cuerpo hacia arriba y metiendo el abdomen hacia dentro y hacia arriba, evitando que se arquee la espalda. Alcanza las puntas de los dedos un poco más arriba mientras dejas caer el peso de los hombros hacia abajo, lejos de las orejas.
  7. Mantén activos los músculos del abdomen y la cadera.
  8. Sal de la postura presionando con los pies y vuelve a la postura de pie en la que empezaste.

Vídeo Postura de la Silla (Utkatasana)

Precauciones

  • Dado que puede ser una postura físicamente exigente, es mejor evitarla cuando te sientas débil o enfermo, o cuando tengas dolores de cabeza, presión arterial baja o insomnio.
  • Ten cuidado con las rodillas sensibles y evita bajar demasiado las caderas si sientes dolor en las rodillas.
  • Si no estás seguro, consulta a tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Si eres nuevo en esta postura o te parece una postura difícil, es una buena idea separar los pies a la distancia de las caderas.
  • Si no estás seguro de esta postura, puedes empezar colocando una silla detrás de ti mientras realizas la postura, o en lugar de levantar los brazos por encima de la cabeza, empezar con las manos en las caderas para apoyarte.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *