Postura de la Vela (Salamba Sarvangasana)

La postura de los hombros estira los hombros y el cuello, y fortalece las piernas y el abdomen. Al llevar las piernas por encima del corazón, estimula el flujo sanguíneo inverso y puede ayudar a calmar la mente.

Cómo hacer Postura de la Vela (Salamba Sarvangasana) paso a paso

  1. Comienza tumbado sobre la espalda con los brazos a lo largo del cuerpo.
  2. Gira las palmas de las manos hacia abajo y aprieta el abdomen mientras empiezas a levantar las piernas del suelo. Extiende los dedos de los pies hacia el techo, pero mantén las caderas en el suelo. Si es posible, mantén las piernas rectas y utiliza la fuerza del abdomen para levantar las piernas. Si no, dobla ligeramente las rodillas. Si no te parece adecuado acercarte más, puedes quedarte aquí.
  3. Inhala de nuevo y presiona las palmas de las manos mientras levantas las caderas y extiendes las piernas más arriba hacia el techo. Puedes intentar hacerlo de nuevo con las piernas rectas o, si no es posible, subiendo con las piernas flexionadas.
  4. Apoya la parte inferior o superior de la espalda con las manos, y mantén la nuca y la cabeza en el suelo. De modo que tus codos y hombros estén firmemente apoyados en el suelo, y la mayor parte del peso esté en tus hombros y no en el cuello.
  5. Ahora lleva tu atención hacia las piernas, activando los músculos de las piernas y levantando los pies hacia el techo. Apuntando los dedos de los pies puede ser más fácil activar las piernas.
  6. Existe una tendencia natural a que los pies lleguen demasiado lejos hacia la cabeza. Para evitarlo, lleva los pies hacia atrás para que los tobillos, las caderas y los hombros estén en una misma línea. El abdomen tiene que comprometerse fuertemente para sostenerte aquí.
  7. Mantén la mirada hacia los dedos gordos de los pies, mientras permaneces aquí entre cinco y diez respiraciones.
  8. Sal lentamente de la postura soltando el apoyo de la espalda y bajando, vértebra a vértebra, la parte superior, media y baja de la espalda hasta el suelo. Una vez que las caderas conecten con el suelo, puedes utilizar la fuerza del abdomen para bajar lentamente y con control las piernas hasta el suelo, volviendo a estar tumbado sobre la espalda con los brazos a lo largo del cuerpo.

Vídeo Postura de la Vela (Salamba Sarvangasana)

Precauciones

  • Si tienes alguna lesión en el cuello o en los hombros, no realices esta postura.
  • Se aconseja a las mujeres que eviten permanecer demasiado tiempo en esta postura si se encuentran en los primeros días de la menstruación.
  • Si hay alguna preocupación, ponte en contacto con tu médico para que te aconseje si esta postura es beneficiosa para ti o no.
  • Una vez que estés en la postura, evita mover el cuello y mirar hacia los lados, ya que esto ejercerá demasiada presión sobre el cuello.
  • Si te preocupa algo de esta postura, ponte en contacto con tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Mantén las caderas conectadas al suelo y extiende las piernas rectas hacia el techo.
  • Para una versión más suave, puedes mantener las caderas en el suelo y apoyar las piernas en una pared.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *