Postura de Pinza de Pie (Uttanasana)

La postura de flexión hacia delante de pie abre y alarga la parte posterior de las piernas, y mantiene la columna vertebral fuerte y flexible.

Cómo hacer Postura de Pinza de Pie (Uttanasana) paso a paso

  1. Empieza poniéndote de pie con los brazos relajados a los lados. Intenta conectar el cuerpo a tierra palpando los músculos de las piernas y ajustándolos ligeramente si lo consideras necesario. Mantén una ligera flexión en las rodillas mientras empiezas a prepararte para doblarte hacia delante.
  2. Cuando estés preparado, empieza a exhalar mientras llevas el vientre hacia atrás y hacia arriba y luego pliégate hacia delante desde las caderas, manteniendo el torso alargado.
  3. Para empezar, puedes mantener las rodillas dobladas y liberar cualquier tensión que puedas sentir en la parte baja de la espalda. Deja que los brazos cuelguen suavemente hacia abajo o agárrate a los codos opuestos.
  4. Sigue respirando y presta atención al alargamiento del torso en cada inhalación, y luego, al exhalar, intenta entrar un poco más en la postura.
  5. Deja que el peso de la cabeza caiga con fuerza hacia abajo y, si te resulta cómodo para los isquiotibiales, extiende las caderas un poco más hacia arriba y hacia atrás, para que las piernas empiecen a enderezarse un poco más.
  6. Mantén la mirada hacia la nariz, mientras permaneces aquí durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
  7. Para salir de la postura, dobla ligeramente las rodillas y levanta el torso mientras mantienes la columna vertebral neutra y recta. Finalmente, vuelve a la posición de pie.

Vídeo Postura de Pinza de Pie (Uttanasana)

Precauciones

  • No realices esta postura cuando tengas una lesión de espalda, consulta los consejos para ver una versión modificada y más fácil de esta postura.
  • Si te preocupa algo de esta postura, consulta con tu médico si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Puedes doblar las rodillas, ligeramente o incluso tan profundamente que tu vientre empiece a apoyarse en los muslos. Además, podrías reducir lentamente el ángulo de flexión cada vez que practiques esta postura.
  • Si realmente tienes dificultades para mantener el equilibrio, puedes intentar colocar las manos en la pared y doblarte hacia delante de modo que las caderas, los hombros y los brazos estén en una misma línea. Otra alternativa es probar la postura de la pinza sentada.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *