Postura del Águila (Garudasana)

La postura del águila estira y fortalece los tobillos, las piernas, los hombros y la parte superior de la espalda. También mejora el equilibrio y la concentración.

Cómo hacer Postura del Águila (Garudasana) paso a paso

  1. Empieza de pie y con los brazos relajados a lo largo del cuerpo.
  2. Dobla ligeramente las rodillas y pon la pierna derecha encima de la izquierda. Dobla un poco más las rodillas y empieza a rodear la pierna izquierda con la derecha. Abraza la parte interna de los muslos entre sí y, si te sientes estable, envuelve el pie derecho detrás de la pantorrilla izquierda. Si esto no es posible, mantén el dedo gordo del pie derecho apoyado en el suelo.
  3. Ahora extiende los brazos hacia los lados y pon el codo izquierdo sobre el derecho. Dobla los codos y apunta los antebrazos hacia arriba. Junta los brazos y las manos de modo que las palmas de las manos queden enfrentadas.
  4. No importa tanto si las palmas de las manos se tocan entre sí o si las yemas de los dedos tocan las palmas de las manos. Es más importante que te mantengas equilibrado y concentrado, mientras mantienes esta posición y sigues respirando de forma constante.
  5. Si tienes espacio, empieza a levantar los codos hasta la misma altura que los hombros y aleja las manos de la cara.
  6. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones, manteniendo la mirada suavemente hacia delante.
  7. Cuando estés preparado, puedes liberar la posición desenvolviendo los brazos y las piernas y volver a la misma posición de pie en la que empezaste. Desde aquí muévete hacia el lado opuesto.
  8. Vuelve a doblar ligeramente las rodillas y pon la pierna izquierda encima de la derecha. Dobla un poco más las rodillas y empieza a rodear la pierna derecha con la izquierda. Abraza la parte interna de los muslos entre sí y, si te sientes estable, envuelve el pie izquierdo detrás de la pantorrilla derecha. Si esto no te parece posible, mantén el dedo gordo del pie izquierdo apoyado en el suelo.
  9. Ahora extiende los brazos hacia los lados y pon el codo derecho sobre el izquierdo. Dobla los codos y apunta los antebrazos hacia arriba. Junta los brazos y las manos de modo que las palmas de las manos queden enfrentadas.
  10. Si tienes espacio, empieza a levantar los codos hasta la misma altura de los hombros y aleja las manos de la cara.
  11. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones, manteniendo la mirada suavemente hacia delante.
  12. Cuando estés preparado, puedes liberar la posición desenvolviendo los brazos y las piernas y volver a la misma posición de pie en la que empezaste.

Vídeo Postura del Águila (Garudasana)

Precauciones

  • Esta postura requiere mucho de tu equilibrio, así que evita esta postura si experimentas cosas como dolores de cabeza, presión arterial baja o mareos.
  • No realices esta postura cuando tengas un embarazo avanzado.
  • No envuelvas los brazos en esta postura si tienes una lesión en el hombro.
  • Si te preocupa algo de esta postura, ponte en contacto con tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Si aún no puedes encontrar el equilibrio, puedes hacerlo más fácil no cruzando completamente las piernas, sino colocando el dedo gordo del pie de la pierna que cruza arriba en el suelo.
  • Si tienes dificultades con la envoltura de los brazos y las manos, en lugar de intentar orientar las palmas de las manos una hacia la otra, puedes dejar que el dorso de las otras manos esté orientado hacia la otra. De este modo será más fácil para tu hombro.
  • También puedes intentar, primero, practicar el cruce de los brazos y las piernas por separado y, finalmente, intentar ambos al mismo tiempo.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *