Postura del Árbol (Vrikshasana)

La postura del árbol ayuda a entrenar el equilibrio y la concentración, al tiempo que fortalece el interior y el exterior de las piernas, los tobillos y tonifica el abdomen.

Cómo hacer Postura del Árbol (Vrikshasana) paso a paso

  1. Empieza por ponerte de pie con los brazos relajados a los lados. Separa los dedos de los pies y lleva tu peso hacia el centro de los pies.
  2. Activa la pierna izquierda, manteniendo una ligera flexión en la rodilla y empieza a desplazar tu peso hacia la pierna izquierda.
  3. Mantén la mirada hacia un punto delante de ti mientras haces que tu pierna derecha sea ligera, levantando el talón hacia arriba y haciendo equilibrio sobre el dedo gordo del pie izquierdo. Dependiendo de cómo te sientas de equilibrado, puedes elegir dónde colocar el pie derecho, ya sea encima del pie izquierdo, contra la pierna izquierda por debajo de la rodilla o con la ayuda de las manos por encima de la rodilla izquierda.
  4. Sigue activando la pierna izquierda y el suelo a través del dedo gordo del pie izquierdo, mientras presionas el pie derecho contra el interior de la pierna izquierda, y al mismo tiempo presiona la pierna izquierda hacia atrás contra el pie derecho. Lleva la rodilla derecha hacia atrás para abrir la cadera derecha.
  5. A partir de aquí, coloca las manos primero delante del corazón y luego, en la siguiente inhalación, extiende los brazos hacia el techo, separándolos. Levanta y alarga el torso, encontrando una elevación también en el bajo vientre.
  6. Mantén una postura superior activa, en la que lleves el pecho un poco hacia delante y hacia arriba, enderezando los brazos y alcanzando las puntas de los dedos hacia el techo.
  7. Mantén la mirada de tus ojos mirando hacia abajo y trata de mantenerte concentrado y tranquilo, mientras te mantienes en esta posición. Si quieres desafiar tu equilibrio, puedes incluso cerrar los ojos.
  8. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones largas.
  9. Para soltar la postura, vuelve a juntar las palmas de las manos frente al corazón y luego coloca el pie derecho junto al izquierdo. Cambia y repite con la otra pierna.
  10. Ahora activa la pierna derecha, manteniendo una ligera flexión en la rodilla, y empieza a desplazar el peso hacia la pierna derecha esta vez.
  11. Mantén la mirada hacia un punto delante de ti, mientras haces que tu pierna izquierda sea ligera, levantando el talón hacia arriba y haciendo equilibrio sobre el dedo gordo del pie izquierdo. Coloca el pie izquierdo en la misma posición contra la pierna derecha, como hiciste en el lado opuesto.
    Sigue activando la pierna derecha y el suelo a través del dedo gordo del pie derecho, mientras presionas el pie izquierdo contra el interior de la pierna derecha, y al mismo tiempo presiona la pierna derecha hacia atrás contra el pie izquierdo.
  12. Lleva la rodilla izquierda hacia atrás para abrir la cadera izquierda.
  13. A partir de aquí, coloca las manos primero delante del corazón y luego, en la siguiente inhalación, extiende los brazos hacia el techo, separándolos. Levanta y alarga el torso, encontrando una elevación también en el bajo vientre.
  14. Mantén una postura superior activa, en la que lleves el pecho un poco hacia delante y hacia arriba, enderezando los brazos y alcanzando las puntas de los dedos hacia el techo.
  15. Mantén la mirada de tus ojos mirando hacia abajo y trata de mantenerte concentrado y tranquilo, mientras te mantienes en esta posición. Si quieres desafiar tu equilibrio, puedes volver a cerrar los ojos.
  16. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
  17. Para soltar la postura, vuelve a juntar las palmas de las manos delante del corazón y luego baja el pie izquierdo, junto al derecho. Vuelve a ponerte de pie con los brazos a los lados.

Vídeo Postura del Árbol (Vrikshasana)

Precauciones

  • Dado que puede ser un ejercicio desafiante para tu equilibrio, asegúrate de que no sufres dolores de cabeza o mareos.
  • Si te preocupa algo de esta postura, ponte en contacto con tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Si te resulta difícil apoyar el pie en la cara interna del muslo de la pierna contraria, coloca el pie por debajo de la rodilla o simplemente pon un pie encima del otro.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *