Postura del Cadáver (Savasana)

La postura del cadáver es una postura de descanso que ayuda a relajar, calmar, restaurar y energizar todo el cuerpo.

Cómo hacer Postura del Cadáver (Savasana) paso a paso

  1. Comienza tumbado sobre la espalda y apoya los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas hacia arriba. Extienda las piernas hacia delante y deje que los pies caigan hacia los lados para relajar las piernas por completo. Cierre los ojos suavemente.
  2. Respire lenta y profundamente por la nariz, si es posible. Inhale lentamente, mantenga la respiración durante uno o dos segundos y luego exhale lentamente, de nuevo haciendo una pausa y manteniendo la respiración durante uno o dos segundos – siga repitiendo y encuentre un flujo natural en su respiración. Deja que todos los músculos del cuerpo descansen. Siga llevando su atención a su cuerpo, sintiendo cada músculo y tratando de relajarlos.
  3. Empieza a relajar los músculos de las puntas de los dedos de los pies, y luego avanza hacia los pies y las piernas. Sube hacia las piernas, hacia las caderas – y luego desde la parte inferior de la espalda – hacia la parte superior de la espalda y la parte posterior de los hombros. – Vuelve a dirigir tu atención hacia las caderas y esta vez explora la parte delantera del cuerpo desde el bajo vientre hasta el pecho y las axilas. – Deja que la parte delantera del cuerpo se funda con la parte trasera. – A continuación, lleve su atención a las puntas de los dedos y escanee hacia arriba ambos brazos, manteniéndolos pesados hasta llegar de nuevo a los hombros. – Deja caer la nuca hacia el suelo, suaviza la mandíbula, los músculos que rodean la boca y los ojos y el espacio entre las cejas. – Relaja los músculos de la frente, deja caer la parte posterior de la cabeza completamente hacia el suelo y, por último, lleva la atención a la coronilla, manteniendo el rostro sin expresión.
  4. Puedes incluso ir un nivel más profundo y centrarte en tu núcleo y en los latidos del corazón. Sigue respirando de forma lenta y constante.
  5. Suelta todo el control de tu respiración y profundiza en la liberación de la tensión. Si surgen pensamientos -como probablemente ocurrirá- sigue llevando tu atención hacia la observación de la respiración.
  6. Permanece en esta posición durante unos 10 minutos o lo que te parezca adecuado.
  7. Una vez que estés preparado para salir de la postura, empieza a devolver lentamente algo de movimiento al cuerpo, moviendo los dedos de las manos y de los pies. A partir de aquí, gira sobre tu lado derecho y vuelve lentamente a la posición sentada, permitiendo que la cabeza suba en último lugar.
  8. Comienza tumbado sobre la espalda y apoya los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas hacia arriba. Extienda las piernas hacia delante y deje que los pies caigan hacia los lados para relajar las piernas por completo. Cierre los ojos suavemente.
  9. Respire lenta y profundamente por la nariz, si es posible. Inhale lentamente, mantenga la respiración durante uno o dos segundos y luego exhale lentamente, de nuevo haciendo una pausa y manteniendo la respiración durante uno o dos segundos – siga repitiendo y encuentre un flujo natural en su respiración. Deja que todos los músculos del cuerpo descansen. Siga llevando su atención a su cuerpo, sintiendo cada músculo y tratando de relajarlos.
  10. Empieza a relajar los músculos de las puntas de los dedos de los pies, y luego avanza hacia los pies y las piernas. Sube hacia las piernas, hacia las caderas – y luego desde la parte inferior de la espalda – hacia la parte superior de la espalda y la parte posterior de los hombros. – Vuelve a dirigir tu atención hacia las caderas y esta vez explora la parte delantera del cuerpo desde el bajo vientre hasta el pecho y las axilas. – Deja que la parte delantera del cuerpo se funda con la parte trasera. – A continuación, lleve su atención a las puntas de los dedos y escanee hacia arriba ambos brazos, manteniéndolos pesados hasta llegar de nuevo a los hombros. – Deja caer la nuca hacia el suelo, suaviza la mandíbula, los músculos que rodean la boca y los ojos y el espacio entre las cejas. – Relaja los músculos de la frente, deja caer la parte posterior de la cabeza completamente hacia el suelo y, por último, lleva la atención a la coronilla, manteniendo el rostro sin expresión.
  11. Puedes incluso ir un nivel más profundo y centrarte en tu núcleo y en los latidos del corazón. Sigue respirando de forma lenta y constante.
  12. Suelta todo el control de tu respiración y profundiza en la liberación de la tensión. Si surgen pensamientos -como probablemente ocurrirá- sigue llevando tu atención hacia la observación de la respiración.
  13. Permanece en esta posición durante unos 10 minutos o lo que te parezca adecuado.
  14. Una vez que estés preparado para salir de la postura, empieza a devolver lentamente algo de movimiento al cuerpo, moviendo los dedos de las manos y de los pies. A partir de aquí, gira sobre tu lado derecho y vuelve lentamente a la posición sentada, permitiendo que la cabeza suba en último lugar.

Vídeo Postura del Cadáver (Savasana)

Precauciones

  • Esta postura se realiza, la mayoría de las veces, durante un periodo de tiempo prolongado (más de 10 minutos). Debido a esto y a la pasividad de la postura, tu cuerpo se enfriará. Por lo tanto, puede ser útil tener una manta cerca, para echársela encima una vez que empiece la postura.
  • Si tienes un embarazo avanzado, es mejor que evites esta posición tumbada o que la modifiques tumbándote de lado, quizás con un cojín o un cojín entre las rodillas.

Consejos

  • Si te sientes incómoda en esta posición tumbada. Puedes probarla con una manta enrollada o una almohada firme bajo la parte baja de la espalda o las rodillas.
  • Si te duele el cuello, puedes apoyar la cabeza con una manta.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *