Postura del Camello (Ustrasana)

La postura del camello estira y fortalece los tobillos, las rodillas, los muslos, las caderas, el abdomen, la parte superior de la espalda, los hombros y el cuello.

Cómo hacer Postura del Camello (Ustrasana) paso a paso

  • Empieza en posición vertical sobre las rodillas, permitiendo que la parte superior de los pies se conecte con el suelo.
  • Coloca las manos en la parte baja de la espalda, llevando los codos hacia atrás para abrir la parte delantera de los hombros.
  • Comienza a alargar la parte delantera de tu cuerpo. Levanta la parte inferior del vientre hacia arriba y compromete el abdomen.
  • Empieza a llevar la mirada de tus ojos hacia el techo. Si te resulta cómodo para tu cuello, mira hasta la pared que tienes detrás.
  • Sigue extendiendo las caderas hacia delante, llevando los codos hacia atrás y comprometiendo el abdomen mientras permaneces aquí durante unas cuantas respiraciones profundas y constantes.
  • Si te sientes cómodo, puedes soltar la mano de la parte inferior de la espalda y volver a acercarte a los talones mientras arqueas un poco más la parte superior de la espalda. Si no, quédate aquí y sal cuando estés preparado. Sigue tomando tierra a través de las rodillas y la parte superior de los pies, mientras abrazas la parte interior de los muslos entre sí.
  • Si te resulta cómodo para el cuello, puedes dejar que la cabeza cuelgue un poco más hacia atrás; si no, mantén la barbilla ligeramente metida en el pecho.
  • Permanece en esta posición durante al menos cinco respiraciones, hasta llegar a un minuto. La mirada de los ojos puede dirigirse aquí hacia tu nariz.
  • Sal lentamente de la postura llevando las manos de nuevo a las caderas, metiendo el vientre y levantando lentamente la cabeza hasta una posición neutral.

Vídeo Postura del Camello (Ustrasana)

Precauciones

  • Si te preocupa algo de esta postura, ponte en contacto con tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • No es necesario que la parte exterior de las rodillas se conecte con el suelo, pero debes evitar que las rodillas estén demasiado altas con respecto al suelo. Si tus rodillas están especialmente altas, puedes bajarlas sentándote sobre un soporte, como un cojín, para dar a las caderas un poco más de espacio. Así te resultará más fácil bajar las rodillas y aprovechar al máximo el estiramiento.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *