Postura del Diamante (Vajrasana)

La postura del Diamante estira y fortalece los muslos, la zona lumbar y las piernas. Aumenta la circulación alrededor de la zona digestiva, facilitando la digestión.

Cómo hacer Postura del Diamante (Vajrasana) paso a paso

  1. Ponte sobre las manos y las rodillas.
  2. Desde aquí, junta las rodillas y levanta la parte superior del cuerpo para que las caderas queden por encima de las rodillas. Lleva los pulgares hacia la parte superior de los músculos de la pantorrilla, en la parte posterior de la rodilla, y utiliza los pulgares para girar los músculos de la pantorrilla hacia fuera. A continuación, baja las caderas para sentarte sobre los talones.
  3. Mantén una posición erguida con el torso y deja que los huesos del asiento caigan con fuerza sobre los talones. Si la postura completa te parece demasiado intensa, puedes levantar un poco las caderas sentándote en un cojín.
  4. Apoya las manos en los muslos y sigue levantando la parte interior de las rodillas hacia arriba y bajando la parte superior de los dedos de los pies. Activa los músculos abdominales y baja los hombros mientras abres la parte delantera del pecho y lo levantas ligeramente hacia la barbilla.
  5. Permanece en esta postura durante al menos cinco respiraciones o quizá un poco más. Mantén la mirada de tus ojos mirando suavemente hacia abajo.
  6. Para soltar la postura, levanta las caderas y vuelve a las manos y las rodillas. Aquí puedes presionar las palmas de las manos contra el suelo y, de una en una, extender cada pierna lejos de ti. Luego vuelve a la posición sentada con las piernas extendidas.

Vídeo Postura del Diamante (Vajrasana)

Precauciones

  • No realices esta postura si tienes lesiones en los tobillos o en las rodillas.
  • Ten cuidado cuando tengas los tobillos o las rodillas rígidos. Si tienes los tobillos rígidos, coloca una almohada o una toalla enrollada debajo de los pies y las espinillas. Con las rodillas rígidas, coloca una almohada o una toalla enrollada encima de los tobillos, debajo de los huesos del asiento.
  • Si te preocupa algo de esta postura, consulta con tu médico si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Puedes facilitar la postura para las rodillas y los tobillos utilizando un cojín o una toalla enrollada. Colócalo debajo de los tobillos y las espinillas para suavizar los tobillos o debajo de los huesos del asiento para suavizar las rodillas.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *