Postura del Triángulo (Trikonasana)

La postura del triángulo estira y fortalece las piernas, los brazos, los tobillos, los hombros, los lados del torso y el abdomen. Al estimular los órganos abdominales, puede mejorar la digestión.

Cómo hacer Postura del Triángulo (Trikonasana) paso a paso

  1. Empieza por ponerte de pie con los brazos relajados a los lados.
  2. Da un gran paso atrás hacia la derecha y coloca el pie derecho apuntando hacia delante y el izquierdo hacia el lado izquierdo. Intenta alinear ambos talones entre sí y equilibrar tu peso por igual en ambas piernas.
  3. Apoya los pies en el suelo, mientras empiezas a abrir la cadera derecha y extiendes ambos brazos hacia los lados.
  4. Alarga y compromete los músculos abdominales mientras extiendes el brazo derecho hacia delante. Desde aquí, baja el brazo derecho hacia la espinilla derecha o el dedo gordo del pie derecho. Sigue alargando y extendiendo el lado izquierdo del torso mientras alcanzas el brazo izquierdo hacia el techo.
  5. Extiende ambos brazos lejos del corazón y deja que el hombro izquierdo se abra. Intenta mantener ambos brazos lo más rectos posible y si te resulta cómodo para el cuello empieza a mirar hacia arriba, hacia la punta de los dedos de la mano izquierda. Mantén la barbilla ligeramente metida en el pecho. Si empiezas a perder el equilibrio, puedes mantener la mirada hacia abajo.
  6. Sigue presionando con los pies, echando la cadera derecha hacia atrás, metiendo el vientre y permitiendo que ambos lados del torso se extiendan hacia delante.
  7. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
  8. Para soltarte, presiona firmemente los pies y utiliza la fuerza del abdomen para volver a ponerte de pie. Desde aquí, da un paso hacia atrás con el pie derecho junto al izquierdo y repite en el lado izquierdo.
  9. Da un gran paso atrás hacia la izquierda y coloca el pie izquierdo apuntando hacia delante y el derecho hacia el lado derecho. Intenta alinear ambos talones entre sí y equilibrar tu peso por igual en ambas piernas.
  10. Apoya los pies en el suelo, mientras empiezas a abrir la cadera derecha y extiendes ambos brazos hacia los lados.
  11. Alarga y compromete los músculos abdominales mientras extiendes el brazo izquierdo hacia delante. Desde aquí, baja el brazo izquierdo hacia la espinilla izquierda o el dedo gordo del pie izquierdo. Sigue alargando y extendiendo el lado derecho del torso mientras alcanzas el brazo derecho hacia el techo.
  12. Extiende ambos brazos lejos del corazón y deja que el hombro derecho se abra. Intenta mantener ambos brazos lo más rectos posible y, si te resulta cómodo para el cuello, empieza a mirar hacia arriba, hacia la punta de los dedos de la mano derecha. Mantén la barbilla ligeramente metida en el pecho. De nuevo, si empiezas a perder el equilibrio puedes mantener la mirada hacia abajo.
  13. Sigue presionando con los pies, echando la cadera izquierda hacia atrás, metiendo el vientre y permitiendo que ambos lados del torso se extiendan hacia delante.
  14. Permanece aquí durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
  15. Para soltarte, presiona firmemente los pies y utiliza la fuerza del abdomen para volver a ponerte de pie. Vuelve a pisar desde aquí el pie izquierdo junto al derecho. Termina donde empezaste de pie con los dos pies juntos.

Vídeo Postura del Triángulo (Trikonasana)

Precauciones

  • Ten cuidado con las rodillas: no las bloquees y no apoyes el peso de la parte superior del cuerpo en la rodilla apoyándote en ella en esta postura.
  • Ten siempre cuidado cuando tengas la tensión arterial baja o dolores de cabeza.
  • Si tienes una lesión en el cuello, es importante que no gires el cuello hacia la parte superior. En su lugar, mira hacia delante o hacia abajo, lo que te resulte más cómodo para el cuello.
  • Si te preocupa algo de esta postura, consulta a tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  • Si te cuesta encontrar el equilibrio, mantén la mirada hacia abajo, hacia el pie delantero.
  • Presiona realmente a través de los pies y activa las piernas para que la posición sea más fácil para la parte superior del cuerpo.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *