Postura Perro Mirando Abajo (Adho Mukha Svanasana)

La postura del perro mirando hacia abajo estira y fortalece las muñecas, los brazos, los hombros, el abdomen, las caderas y las piernas.

Cómo hacer Postura Perro Mirando Abajo (Adho Mukha Svanasana) paso a paso

  1. Empieza poniéndote sobre las manos y las rodillas, separando los dedos de las manos y de los pies y tomando tierra a través de las palmas de las manos. Asegúrate de que las rodillas están alineadas con las caderas y los brazos con los hombros.
  2. Ahora mete los dedos de los pies por debajo y extiende las caderas hacia arriba y hacia atrás, mientras llegas con la coronilla al suelo. Sigue tomando tierra a través de los dedos índice y pulgar.
  3. Puedes mantener las rodillas ligeramente dobladas, para empezar, mientras alargas la columna vertebral empujando las caderas hacia el techo.
  4. Endereza las piernas si te resulta cómodo y deja que los talones caigan hacia el suelo.
  5. Sigue presionando las palmas de las manos contra el suelo y desde ahí levanta hacia los hombros y las caderas. Sigue abriendo y alargando el espacio de la parte delantera de los hombros. Mira hacia atrás, hacia el ombligo, manteniendo la barbilla metida en el pecho.
  6. Permanece en la postura durante al menos cinco respiraciones largas y profundas.
    Cuando estés preparado para salir, baja suavemente las rodillas hacia el suelo y vuelve a ponerte de manos y rodillas.

Vídeo Postura Perro Mirando Abajo (Adho Mukha Svanasana)

Precauciones

  1. Como este ejercicio puede ser duro para las muñecas, es importante no realizar esta postura o modificarla, cuando tengas las muñecas doloridas o débiles. Puedes modificar la postura y hacerla más fácil para las muñecas poniéndote sobre los antebrazos o realizándola con un cojín debajo de las palmas de las manos.
  2. No realices esta posición cuando estés en la última etapa del embarazo
  3. Si te preocupa algo de esta postura, consulta a tu médico para saber si esta práctica es buena para ti.

Consejos

  1. Mantener las rodillas cómodamente flexionadas es una buena manera de facilitar esta postura. Además, no te preocupes demasiado si los talones no tocan el suelo.
  2. También puedes empezar practicando contra una pared. Coloca ambas manos contra la pared y mantén una ligera flexión en las rodillas. Ahora empuja el torso con los brazos, con la columna recta, y contrae los omóplatos. Este ejercicio se parece a la postura de flexión hacia delante de pie, pero es una variante más fácil.
Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Te recomendamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *