¿Cómo utilizar el Yoga para la Fuerza y el Acondicionamiento?

¿Qué vas a leer?

¿Se siente a menudo aletargado y cansado sin ninguna condición médica subyacente?

Una rutina de yoga regular puede ayudarte no sólo a recuperar el equilibrio cuerpo-mente, sino también a sentirte con más energía, más fuerte y más sano.

Un buen nivel de aptitud física es la simple capacidad de vivir tu vida sin sentirte fatigado. Para la vida cotidiana no se necesita la fuerza de un culturista ni la resistencia de un corredor de larga distancia, pero hay que ser capaz de realizar las actividades normales y seguir teniendo una reserva.

¿Qué significa realmente fuerza y acondicionamiento?

En general, el acondicionamiento corporal es, lo has adivinado, el acto de mejorar tu estado físico general y la condición de tu cuerpo.

Para aumentar tu fuerza física, no tienes que limitarte únicamente a entrenar con pesas en el gimnasio.

Yoga para la fuerza y el acondicionamiento es yoga tradicional con entrenamiento dinámico de fuerza y acondicionamiento. Puedes utilizar tu peso corporal y la gravedad como resistencia. Combina el entrenamiento dinámico a intervalos de alta intensidad o las prácticas de movilidad funcional con los principios conscientes del yoga para mejorar la aptitud cardiovascular, la agilidad y la confianza en el cuerpo.

Si estás buscando un descanso divertido y productivo de la clase de yoga tradicional o de cualquier otro tipo de deporte, una gran manera de apoyar tu práctica regular y también de cambiar las cosas es utilizar el yoga para la fuerza y el acondicionamiento.

La fuerza que tienen los practicantes de yoga difiere de la que se obtiene al levantar pesas en el gimnasio.

Las asanas de yoga desarrollan la fuerza física de forma isométrica. ¿Qué significa esto? Significa que se desarrolla la fuerza en una posición estática, sosteniendo una asana o utilizando el propio peso contra el suelo, la pared o cualquier otro objeto inamovible. El resultado es la construcción de músculos más delgados y largos.

La fuerza física también puede venir con la práctica de mantener correctamente las posturas de yoga. En lugar de limitarse a relajarse en ciertas asanas… manténgalas activas. Intenta levantar un poco una postura, o elevar los brazos, las piernas… todos los pequeños cambios que pueden construir la fuerza y el fuego.

¿Cómo el yoga mejora la condición física?

Los músculos responden al estiramiento haciéndose más grandes y más capaces de extraer y utilizar el oxígeno más rápidamente.

En pocas palabras, los beneficios secundarios de la flexibilidad incluyen el aumento de la fuerza y la resistencia muscular.

¿Qué estilo de Yoga es el mejor para la fuerza y el acondicionamiento?

Hay más de cien estilos diferentes de yoga. Algunos son relajantes y suaves, los otros son intensos y de ritmo rápido.

La intensidad de tu práctica de yoga depende del tipo de yoga que elijas.

El yoga permite mejorar la forma física, y ciertamente también puede proporcionar un entrenamiento físico más vigoroso.

Las técnicas como el Hatha y el Iyengar Yoga son lentas y suaves. El Power Yoga de alta intensidad, el Iron Yoga, el Vinyasa Flow y el Bikram son más rápidos y desafiantes. Fortalecen los pulmones y aumentan el ritmo cardíaco. Estos estilos híbridos utilizan el yoga para la fuerza y el acondicionamiento.

Haciendo Saludo al Sol (Suryanamaskar) y otras asanas enlazadas continuamente, puedes hacer que tu práctica de yoga sea un reto aeróbico y aumentar el ritmo cardíaco.

Muchas asanas de yoga desarrollan bastante fuerza porque implican contracciones isométricas sostenidas de muchos grupos musculares grandes y pequeños, en particular:

1. Asanas de pie: Postura del Árbol (Vrikshasana), Postura de Embestida Girada (Parivrtta Anjaneyasana), Guerrero I, II, III, (Virabhadrasana I, II, III) Tabla lateral (Vasisthasana),

2. Asanas de equilibrio: Postura del cuervo (Bakasana), Postura del bastón de cuatro extremidades (Chaturanga Dandasana)

3. Inversiones: Postura de pie de manos (Adho mukha vrikshasana), Postura del perro mirando hacia abajo (Adho Mukha Svanasana)

Áreas de interés

Una de las cosas más bonitas del yoga es que tiene un enfoque holístico de la salud y puede incorporar fácilmente todas las áreas anatómicas. Añade más potencia y fuerza a tu práctica diaria. Cuanto más tiempo mantengas la postura se producirá un aumento de este efecto de entrenamiento.

Hay asanas que se dirigen a casi todos los músculos:

Los músculos de las piernas y los glúteos:

Las asanas de pie fortalecen sobre todo las piernas y, al mismo tiempo, activan las demás partes del cuerpo.

Las asanas de yoga para fortalecer las piernas incluyen:

Perro mirando hacia abajo, asana de la montaña, asana del ángulo lateral extendido, asana de la pirámide, asana de las manos levantadas, flexión hacia delante a horcajadas de pie, flexión hacia delante de pie, asana del árbol, postura del triángulo, guerrero I, guerrero II, guerrero III, silla incómoda, postura del águila, asana de la media luna, asana del rey bailarín, guerrero invertido, postura del triángulo girado, asana de la media luna girada, asana de la rueda.

Núcleo:

La práctica de estas asanas mejorará la fuerza abdominal y de la espalda y la movilidad de la columna vertebral. Las asanas de yoga para el tronco incluyen:

Estiramiento de la vaca del gato, asana del puente de equilibrio de manos y rodillas, inclinación de la pelvis, asana de la plancha, asana del barco, asana del cuervo, asana de la media luna, asana de la cabeza, asana de la balanza, asana de la plancha lateral, asana de la luciérnaga, postura del antebrazo, postura de la mano, asana del cuervo lateral, guerrero III.

Brazos:

Las asanas en las que los brazos sostienen la mayor parte del peso del cuerpo son una gran manera de aumentar la fuerza de los brazos, especialmente si se combinan con algunas flexiones de chaturanga.

Las asanas de yoga para fortalecer los brazos incluyen:

Perro mirando hacia abajo, postura de la plancha, plancha lateral apoyada, asana del cuervo, asana del bastón de cuatro extremidades, asana de la plancha lateral, perro mirando hacia arriba, asana de la mosca del aire, asana del cuervo volador, parada de manos, asana del cuervo lateral, asana de la rueda.

Para obtener beneficios cardiovasculares, realiza transiciones de asanas más rápidas y enérgicas. Debido al aumento de la resistencia muscular, su capacidad máxima de oxígeno mejorará significativamente, lo que le permitirá hacer ejercicio durante más tiempo, y su cuerpo utilizará más oxígeno.

Las asanas de yoga ayudan a mejorar la flexibilidad de la zona de las costillas, el pecho, los hombros y la espalda, aumentando la capacidad pulmonar y permitiendo que se expandan al máximo.

Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *