¿Cuál es la mejor dieta para los practicantes de yoga?

¿Qué vas a leer?

Elegir cuándo y qué comer y beber, puede ser útil no sólo para practicar yoga, sino para llevar un estilo de vida saludable en general. Hay algunas consideraciones dietéticas sencillas que puedes hacer antes y después de hacer yoga, para aprovechar al máximo tu práctica.

Evita comer comidas copiosas antes de hacer yoga

Una de las principales consideraciones que debes tener en cuenta, antes de hacer una práctica de yoga, es asegurarte de que no acabas de hacer una comida copiosa. Si haces yoga a primera hora de la mañana, te resultará bastante fácil tener el estómago vacío al practicar. Si eliges practicar a última hora del día, intenta evitar hacer yoga justo después de comer, y espera al menos dos horas para permitir que las comidas más copiosas se digieran. Si tiendes a tener niveles bajos de azúcar o de energía, puedes optar por tomar un pequeño tentempié entre 30 minutos y una hora antes de hacer yoga. Los plátanos, los dátiles y los frutos secos son buenos y nutritivos tentempiés.

Después de la práctica de yoga es un buen momento para tomar una comida más abundante. Las enseñanzas yóguicas tradicionales recomiendan que, al comer, llenes el estómago hasta la mitad de comida, un cuarto de agua y dejes un cuarto vacío. Esta sugerencia evitará que comas en exceso, para que no te sientas demasiado pesado y perezoso después de las comidas.

Escucha a tu cuerpo

Observa cómo se siente tu cuerpo después de comer ciertos alimentos, y elige una dieta que te haga sentir bien. Elegir qué alimentos quieres comer regularmente y cuáles quieres tomar de vez en cuando o evitarlos por completo es una elección personal. Ciertos alimentos afectan a las personas de forma diferente. Lo que a una persona le sienta bien comer, puede hacer que otra se sienta incómoda. Mediante la observación y la experiencia, puedes descubrir por ti mismo qué alimentos te hacen sentir bien y cuáles te hacen sentir menos bien. También puedes tomar conciencia de si estos alimentos te hacen sentir bien o mal física y/o emocionalmente.

No es necesario que sigas una dieta específica para practicar yoga, aunque muchos practicantes de yoga eligen una dieta basada en plantas. Una razón histórica por la que muchos yoguis eligen evitar la carne, se basa en la interpretación de un antiguo texto yóguico clave «Los Sutras del Yoga de Pantanjali». Este libro explica los ocho miembros del camino del yoga, que es básicamente una serie de sugerencias sobre cómo los yoguis deben vivir su vida. En este libro, muchos practicantes de yoga han interpretado el término «Ahimsa», que significa no violencia, para aplicarlo no sólo a las acciones individuales, sino también en relación con lo que comen. Deciden no comer carne porque no quieren dañar a los animales. Por otra parte, muchos practicantes de yoga deciden evitar los productos animales por razones de salud y de digestión. Explican que, a medida que hacen más yoga, son más conscientes de cómo se siente su cuerpo. Estos practicantes descubren que comer a base de plantas es más fácil para la digestión y mejor para su salud.

Al fin y al cabo, no necesitas cambiar tu dieta para hacer yoga. Sin embargo, es posible que al practicar yoga con regularidad te vuelvas más consciente de lo que comes y de cómo lo comes. Puedes ser más consciente de cuáles son tus hábitos alimentarios y de cómo te sientes después de comer diferentes alimentos. Esto puede ayudarte a sintonizar de forma natural con lo que necesita tu cuerpo y a empezar a comer más alimentos sanos con moderación.

Mantente hidratado y vigila tu consumo de café y alcohol antes de hacer yoga

Mantenerse hidratado es una parte importante de un estilo de vida saludable. Esto es especialmente vital cuando se hacen formas de yoga más dinámicas y activas, en las que es probable que sudes y pierdas más agua. Muchos profesores de yoga te recomendarán que bebas agua antes y después de hacer yoga, en lugar de hacerlo en medio de la práctica. Esto evitará que te distraigas durante el yoga, y asegurará que tu vientre no se llene demasiado de líquido al girar y doblar el cuerpo. El agua y el té de hierbas son lo mejor para mantenerse hidratado.

Es mejor evitar el café inmediatamente antes de practicar yoga. La cafeína que a muchos nos gusta para ayudarnos a sentirnos alerta, puede dificultar el cultivo de una mente tranquila durante el yoga y, de hecho, contribuir a que tu mente se agite más. Esto ocurre especialmente durante la meditación, los ejercicios de respiración y las prácticas de yoga más lentas, en las que el cuerpo está más quieto y la atención se centra en calmar la mente. La gente suele sentir los efectos máximos de la cafeína entre 30 y 60 minutos después de consumirla, así que procura evitar beber café una o dos horas antes de hacer yoga.

Probablemente sea obvio que beber alcohol justo antes de hacer yoga no es recomendable, ya que afecta a tu equilibrio y a tu capacidad de pensar con claridad. Que elijas o no beber alcohol después del yoga es algo que depende completamente de ti. Algunas escuelas de yoga, especialmente las centradas en la meditación, sugieren limitar el consumo de alcohol. Esto se debe a la idea de evitar el consumo de demasiadas sustancias que tengan efecto sobre tu estado mental. Entre la mayoría de los practicantes de yoga actuales, no se considera necesario evitar el alcohol por completo. En cambio, optan por beber alcohol con moderación para mantener el cuerpo y la mente sanos y activos.

Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *