La respiración en el Yoga y el Pranayama

¿Qué vas a leer?

La respiración mientras se practican las posturas de yoga es una de las partes esenciales de la práctica del yoga. Una vez que te hayas familiarizado con algunas de las posturas clave del yoga, puedes empezar a observar cómo respiras cuando estás en las posturas. También puedes utilizar ejercicios de respiración (Pranayama) cuando estés sentado, para profundizar en la respiración y calmar la mente.

Vinyasa significa vincular la respiración con el movimiento

Lo que hace que el yoga físico sea diferente a otras formas de ejercicio es el hecho de centrarse en la respiración con cada movimiento. La filosofía que hay detrás de esto es que mientras estés respirando conscientemente mientras te mueves, estás haciendo yoga. Esto es útil para tenerlo en cuenta al empezar a hacer yoga o al practicar algunas posturas difíciles. Esto se debe a que en el yoga damos prioridad a tener una respiración constante por encima de conseguir que tu cuerpo adopte una postura de yoga concreta.

Por ejemplo, imagina que intentas hacer una postura difícil para la espalda, como la postura de la Rueda (Urdhva Dhanurasana). Puede parecerte tentador hacer algo de fuerza para conseguir la expresión completa de la postura. Es posible que en el proceso de hacer la postura ni siquiera seas consciente de que has empezado a perder tu patrón de respiración estable. En lugar de ello, debes intentar centrarte principalmente en la respiración, y llegar a la postura sólo hasta donde puedas mientras mantienes tu respiración regular.

En esencia, quieres encontrar tu límite y quedarte un poco por debajo de él, de modo que puedas explorar la postura sin forzar demasiado y manteniendo la respiración fluida. Naturalmente, todos tenemos la tendencia a presionarnos demasiado o demasiado poco. Uno de los objetivos del yoga es buscar constantemente el equilibrio en algún punto intermedio.

La respiración lenta calma la mente

El papel de una respiración rítmica y constante mientras te mueves por las diferentes posturas de yoga puede ayudar a crear un ritmo interno que te guíe en tu práctica de yoga. Mantener un ritmo regular en la respiración y el movimiento puede ayudar, con el tiempo, a centrar tus pensamientos y calmar tu mente.

Además de observar tu respiración, mientras te mueves por las diferentes prácticas de yoga, también puedes practicar ejercicios formales de respiración (Pranayama). Una forma de hacerlo es sentarte en una posición cómoda con las piernas cruzadas, y colocar una mano en el vientre y la otra en el pecho. Primero haz unas cuantas respiraciones naturales y toma conciencia de la velocidad y la profundidad de tu respiración. A continuación, puedes empezar a permitir que tu respiración se profundice y se alargue lentamente. Deja que el vientre se expanda y el pecho se eleve al inhalar, y que el vientre se contraiga y el pecho descienda al exhalar. Intenta hacer esto durante 20 ó 30 respiraciones. Este ejercicio de respiración (Pranayama) se denomina Sama Vayu, y es estupendo practicarlo para ayudar a desbloquear un patrón respiratorio natural y profundo.

Laura Raya

Laura Raya

☀️ Cordobesa, licenciada por la UCO en Periodismo y como Instructora de Yoga y Salud Personal, trabajando en Diario Córdoba apasionada por el yoga, la salud y la música. ¡Pon Yoga en tu vida! 🧘

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *